Los derechos de esta obra son reservados

Los derechos de esta obra son reservados
El registro privado de propiedad intelectual con mayor garantía

domingo, 22 de mayo de 2011

EL DIRIGENTE POTENTE

Nos cuesta cara nuestra identificación
A la hora de hacer las cuentas con el dolor
No podemos pagar otro cuerpo joven y lozano
Aunque del mundo nos creamos los amos.

“No quiero morir, doctor: te doy un millón
Todavía tengo que llegar a la cumbre de mi profesión
Tengo mujeres e hijos para querer
Y tú, Dios: no seas tan cruel.

Mira que no le doy más limosnas al cura
Porque yo que me muera es una locura
Y tú, Barnard, ponme un nuevo corazón
Sí, el del negro apuñalado en la estación.

Y de paso ponme en el tórax un pulmón
Sí, el del barrendero que dejó su profesión
Hazme vivir unos cuantos años más, amigo
Y tu éxito se coronará junto conmigo.

Haz tu diálisis divina y milagrosa
Y tu persona, en el planeta, será decorosa
Ponme toda la sangre del disidente del dictador
Que es sangre valiente, sangre de honor.

Y de paso, con las herramientas en las manos
Ahí está mi mujer: ponle bien las puntas de los senos
Que cuando saldré de aquí necesitaré ser fiel:
Ponle silicona y estará muy buena.

Por favor, doctor, hazme la operación
Alarga un poco más mi vida, te doy un millón
Y tú, cura, en la Iglesia, reza por mí
Porque si no, el techo en la calva se te va a caer.

Y tú, Creador que ya lo sabes todo
Sabes que todavía queda mucho en juego
Para hacer el bien a la gente como yo
Que llevan su Patria y su Bandera en el corazón.

Está en juego la Democracia de la Nación
Y hay que hacer respetar la Constitución
Que por cierto, el Cristianismo, está por encima de todo
Y conmigo al mando, lo conseguiremos poco a poco.

Nada más hay que esperar unos cuantos meses más
Para que las bolsas de pobreza desaparezcan de la ciudad
Y esto será como un paraíso terrenal
Y solamente reinará el Bienestar Social.

Así que, mi bienquerido Padre Eterno
Si me matas ahora, tendré que ir al Infierno
Para no haber cumplido a tiempo con mi deber
De salvar a la humanidad de esta plaga social.”.

Y en ese momento se le para el corazón al dirigente
Después del transplante con el del negro indigente
“Hubo un rechazo incompatible”, dicen los médicos
Y “Una gran pérdida para la humanidad”, dicen los políticos.

Y como siempre Dios no dice nada
Y el Diablo tampoco porque ya tiene otra alma regalada
Y al cura se le cae el techo de la Iglesia en la calva...
Y ya hemos visto que de la muerte nadie se salva.


XIV-VI-MCMXCIV BRIHUEGA (GU) -SPAIN




Safe Creative #1009040237802
Publicar un comentario

¡¡¡Encuéntrame en Facebook!!!

Si eres vago/a para ponerte a leer, copia y pega aquí el poema y lo escuchas sin leerlo!!!

¡¡¡Aquí mi libro GRATIS!!! ¡ Descárgalo y, si quieres das una donación voluntaria.

Weblog's de Poesía de interés donde puedes poner tus poemas:

Aquí están los que tengo el placer de saber que me leen: